viernes, 31 de mayo de 2019

Consejos prácticos para comer bien en la oficina

Lo idóneo para comer saludable en la oficina es llevar una lonchera que se adecúe a nuestras necesidades y requerimientos nutricionales. No obstante, de vez en cuando el aprieto nos impide tomarnos el tiempo de preparar una lonchera bien balanceada. Ahora, ciertos consejos para comer saludable cuando se te presente este inconveniente.

Escoge las meriendas convenientes

A la mitad de la mañana uno comienza a sentir apetito y comete el fallo de comprarse algún piqueo en la máquina expendedora o bien en el quiosco próximo. El inconveniente con los comestibles empacados como papitas fritas o bien las galletas con relleno, es que acostumbran a venir cargados de grasas, azúcares y sodio, lo que los hace muy caloríficos y poco saludables. De ahí que, lo aconsejable es que escojas frutos secos (maní, nueces, pistachos, etc.), youghourt descremado o bien una fruta simple de mondar, como mandarina o bien plátano. De este modo aliviarás el apetito y evitarás consumir demasiadas calorías.
Carga una botella de agua

Las gaseosas y bebidas envasadas tienen un sinnúmero de azúcar. Lo mejor es tener una botella de agua reusable y también ir tomando sorbos a lo largo del día. Lo bueno del agua no solo es que es libre de calorías, sino además de esto hace que uno se sienta lleno y coma de más. Evita los jugos envasados, las gaseosas y los cafés con crema, puesto que por su alto contenido de calorías te van a hacer subir de peso.

Come inteligentemente

Si optas por ir a una cafetería o bien restaurant para comer, escoge ensaladas que incluyan alguna fuente proteica (pollo, atún, jamón de pavo, huevo, etc.) y reemplaza el aderezo mantecoso por un tanto de aceite de oliva, sal y limón. Otra alternativa saludable es un filete de pollo o bien pescado a la plancha con una porción de hidratos de carbono como arroz y ensalada.