viernes, 31 de mayo de 2019

Los lentes que asisten a los cirujanos a «cazar» tumores

Hasta el momento esencialmente existen 2 formas de tratar un cáncer: bombardear el tumor con medicamentos o bien quitarlo con cirugía.

La segunda opción es muy habitual, mas no siempre y en toda circunstancia es muy triunfante y los médicos se hallan con cierta frecuencia con la complejidad de saber dónde acaba el tumor y dónde comienza el tejido sano.

Para asegurar el mayor éxito posible, los cirujanos con cierta frecuencia retiran el tejido que rodea al tumor, mas incluso de esta forma hay células cancerígenas que pueden escapar del escalpelo, lo que implica una segunda operación.

Ahora, una nueva tecnología desarrollada en E.U. deja que los cirujanos «vean» qué células son cancerígenas y cuáles no. Esto aumenta las posibilidades de que se pueda quitar todo el tumor en una intervención.

«La tecnología es bastante sorprendente, prácticamente como tener un microscopio que te guíe en la sala de operación», le explica al programa Health Check de la BBC el doctor Ryan Fields, uno de los cirujanos que participan en la prueba conduzco del dispositivo.
«Ver» el cáncer

A los pacientes que participaron en la investigación se les inyectó un tinte ya antes de la cirugía, que tenía un péptido -una proteína pequeña- que busca y se adhiere a células cancerígenas.

Estas células con el tinte emiten una luz que no se puede ver a simple vista, mas sí con la ayuda de los sensores en los lentes que emplearon los cirujanos.

«Los sensores atraparon la fluorescencia del tejido cancerígeno teñido y proyectaron la imagen en los lentes de los cirujanos», explicó el doctor Samuel Achilefu, de la Universidad de Washington.

«Esto creó una RA que dejó a los doctores ver las células cancerígenas que estaban reluciendo, lo que significó una guía en tiempo real».
Aunque el estudio está en una etapa muy temprana, los especialistas calificaron esta tecnología de prometedora.

«Tiene el potencial de reducir el tamaño de la intervención, tratándose de una segura, y de guiarnos para quitar más tejido, cuando de esta forma se requiera», añadió por su lado Fields.

Se calcula que solo en E.U., hasta el 40% de los pacientes de cáncer de mama precisan de una segunda intervención.

Un enfoque más estratégico y preciso para quitar tumores podría reducir esa estadística.

Precisión quirúrgica

Hasta el momento, la nueva tecnología de lentes solo se ha probado en pacientes con cáncer de piel y de mama.

No obstante, el doctor Achilefu está seguro de que se puede emplear para diferentes géneros de cáncer, puesto que se ha demostrado que el tinte se puede adherir a cáncer de mama, próstata, pulmón y colon, entre otras muchas.

Aun se ha probado que advierte células precancerígenas.

Estos lentes no son la única tecnología que ayuda a progresar la precisión en las operaciones de tumor.

Otros científicos han desarrollado un escalpelo que emplea calor para examinar

de manera instantánea si el cirujano corta un tejido cancerígeno o bien uno sano.

El humo que se libera con el calor de la hojilla es absorbido por un dispositivo que «lo huele» y lo examina para determinar si es sano o bien cancerígeno.

De este modo, los cirujanos pueden hallar los bordes del tumor y retirarlo con mayor precisión.

La prueba definitiva de los lentes de Achilefu va a venir cuando se haga una prueba clínica a gran escala en múltiples centros de salud.

«Definitivamente esta clase de tecnología es prometedora», comenta Tim Underwood, titular y asesor honorario de cirugía de la Universidad de Southampton, en el R. Unido.

Mas asimismo se muestra cauteloso. «Todas estas nuevas tecnologías precisan ensayos clínicos considerablemente más grandes a fin de probar su valor antes que se considere para un empleo rutinario».