viernes, 31 de mayo de 2019

Pacientes toman y mandan sus exámenes a través de una tableta

Personas con diabetes, afecciones cardiacas y respiratorias como el asma, hipertensión arterial, entre otras muchas condiciones médicas, precisan un control disciplinado para sostener sus factores de salud normales. Mas cada visita al médico puede tomar una mañana, y si se trata de adultos mayores que no cuentan con alguien que los acompañe se corre el peligro de perder la cita.

No obstante, en temporadas en que la asistencia y atención médica a distancia, famosa como telemedicina, cada vez se torna más usual, estos inconvenientes se han traducido en ocasiones para ahorrar tiempo, dinero y brindar más comodidad al paciente.

Un registro digital

La compañía de España Primum Health desarrolló el Sistema de Telemonitorización -Domiciliar. Esta solución consiste en la comunicación vía Bluetooth entre equipos médicos de empleo casero con  una tableta; y el envío de los resultados al médico tratante con solo presionar la tecla “enviar” en un ambiente afable del dispositivo inteligente.
Cada paciente recibe, conforme con su condición, las herramientas para medir factores vitales, como la presión arterial, glucosa en la sangre, ritmo cardiaco y capacidad pulmonar.

Cuando el paciente manda los resultados de cada medición, estos datos llegan a un servidor a fin de que su médico los valore, en tanto que consigue el historial del paciente en gráficas para monitorear la evolución de los tratamientos y adelantarse ante cualquier signo de  alarma.

“Se pretende reducir los costos en los sistemas sanitarios al descongestionar las unidades de urgencia pues los médicos pueden advertir anteriormente las probabilidades de un paciente de desarrollar una crisis”, explicó a El Comercio David de Mena García, CEO de Primum Health, quien estuvo presente como expositor del MWC en Barna.

Conforme con el desarrollador, ciertos estudios apuntan que se ahorra entre el 38% y el 50% en los costos de atención de urgencia, merced al empleo de estos sistemas. “En Europa se estima que se pueden ahorrar más de 275 billones de euros utilizando telemedicina de acá al 2015”, apunta.

Aparte de España y también Italia, esta solución de asistencia médica recóndita opera en Ecuador y El Salvador. Conforme con De Mena, sus siguientes mercados serían Colombia y el Perú.