sábado, 1 de junio de 2019

A las 2 horas de trabajo ya nos sentamos en una mala postura

En el caso de las personas que se hacen cargo de manipulación de carga, Moreno explica que estas efectúan acciones «intensas y repetitivas», con lo que sus demandas «pueden provocar lesiones». Además de esto, manifiesta que, sea como sea el trabajo la actitud es esencial, en tanto que ir en modo defensivo «ya es una postura anímicamente dañina a fin de que se sostenga una situación de tensión». Con respecto a este último aspecto, que provoca depresiones y es la segunda causa de absentismo laboral en España y la UE tras las citadas enfermedades músculo esqueléticas, el especialista de Fremap señala que es responsable asimismo de las enfermedades «en el cuello y en la parte alta de la espalda». Para él, está probado que el agobio «aumenta el tono muscular y que, de forma crónica, puede llegar a provocar molestias músculo esqueléticas».

No obstante, señala que la ansiedad es reflejos, con lo que esta solo es mala «cuando es crónica», en tanto que las personas no desconectan y no se relajan ni a lo largo del sueño.
Saludable Moreno mantiene que lo idóneo es trabajar «ordenadamente, con pautas adecuadas, de forma relajada, procurando supervisar las situaciones y con apoyo de los compañeros». Con relación a ello, resalta el Modelo de Empresa Saludable, el que «es un ‘partner’ de múltiples entidades entre aquéllas que ha participado Fremap y que certifica Aenor».

En él ha participado asimismo la OMS, que es la que lo ha valido «como pionero», explica. Este recoge los requerimientos mínimos que debe cumplir cualquier empresa por la Ley de Prevención de Peligros Laborales «y amplía las demandas llevándola a la promoción de la salud en el puesto de trabajo», asegura.

En este sentido, el especialista confirma que se ofrecen recomendaciones y se advierte sobre factores de peligro, como «la obesidad, el colesterol, la ansiedad o bien los inconvenientes familiares». Además de esto, supone un ahorro para las compañías, y es que, por cada euro invertido, «el retorno está entre dos,3 y prácticamente seis euros», notifica.

Su relevancia se prueba además de esto por el hecho de que las bajas laborales suponen el uno con seis% del Producto Interior Bruto europeo «sólamente en costo directo», señala Moreno, que agrega que la duración del tiempo de absentismo del trabajo «es muy variada». De esta manera, apunta que puede ir desde entre los 10 y 15 días por procesos inflamatorios de carácter tendinoso, «hasta los dos o bien tres meses por nosologías discales sin complicaciones».

Estos trastornos, que padece en algún instante de su vida laboral «al menos un 65% de los trabajadores», tienen su mayor incidencia en la zona dorsal baja, con un 40% del total de lesiones, asevera. Tras ella se ubican el cuello y los hombros (37%), los miembros inferiores (32%), la zona dorsal alta (27%) y los miembros superiores (20%).