sábado, 1 de junio de 2019

Beneficios de los ejercicios acuáticos

¿Detestas el calor y el sudor y eso te impide hacer ejercicio? Una buena solución son los ejercicios acuáticos. Son ejercicios de bajo impacto que pueden hacerse en una piscina o bien en la playa y que asisten a calmar la presión de las articulaciones, músculos y huesos. Y lo mejor de todo que es que no precisas saber nadar para poder hacerlos.

¿Por qué razón hacer ejercicio acuático?

Aunque los ejercicios acuáticos acostumbran a asociarse a los adultos mayores y embarazadas, son súper ventajosos y capaces para todo el planeta.

Sus beneficios incluyen la veloz quema de calorías: puedes abrasar entre 400 y 500 calorías con los ejercicios acuáticos y en dependencia de su intensidad puedes abrasar todavía más. Esto los hace muy efectivos para adelgazar.

Son un efectivo ejercicio cardiovascular, robustecen al corazón y a los pulmones.
Asimismo asisten a acrecentar la flexibilidad; al estar bajo el agua, puedes estirar y moverte mejor que en tierra firme y eso contribuye a que tu cuerpo se vuelva más flexible. Estos ejercicios asisten a progresar la masa muscular, los músculos trabajan considerablemente más en el agua y lo mejor es que ni sientes el ahínco. Esto deja eludir lesiones en los músculos y al unísono es una enorme opción para aquellos que se recobran de lesiones.

¿Qué ejercicios acuáticos puedo practicar?

Aunque hay clases de ejercicios acuáticos con profesores especializados, asimismo puedes hacerlo por tu cuenta. Pasear en el agua es el ejercicio más simple mas efectivo. Pasea tal y como si pasearas por la calle mas ten presente la postura y apreta los abdominales.

Puedes iniciar haciéndolo sobre agua poco profunda y después puedes animarte a ir por más profundidad, emplea un flotador entre las piernas para asistirte y vas a ver que haces el doble de trabajo.

Asimismo puedes hacer calistenia en el agua. La calistenia consiste en un conjunto de ejercicios cuyo objetivo es progresar la agilidad, la fuerza física y la flexibilidad. Por su parte puedes hacer una clase de aeróbicos en el agua, es considerablemente más ameno y consigue geniales resultados. Puedes ejercitar brazos, piernas, abdominales y espalda con ejercicios fáciles y saludables; incluir pesas o bien otros objetos y también ir creando tu rutina de ejercicios aeróbicos con los ejercicios que más te agraden.

Un consejo útil para iniciar con estos ejercicios es utilizar zapatos singulares para el agua que van a ayudar a hacer mejor tus movimientos. Es esencial asimismo sostener una buena hidratación, puesto que al estar bajo el sol puedes desecarte de manera fácil. Asimismo es recomendable el empleo de protector solar si el ejercicio es a lo largo del día a fin de que no se dañe la piel.

El ejercicio acuático es ventajoso, simple y ameno. Si tienes piscina y estás hastiada en tu casa o bien vas a la playa, anímate a probarlos y vas a ver qué buena forma de ejercitarte. ¿Ya lo has probado?