jueves, 6 de junio de 2019

Casa inteligente


Con un simple movimiento de mano, los habitantes de una casa futurista construida en España pueden navegar por Internet en las paredes de su salón, apagar un despertador gigante proyectado en el dormitorio o bien convertir la habitación en una playa paradisiaca.

Este prototipo de «casa inteligente», construido en un piso de Fuenterrabía, una localidad del País Vasco (norte de España), ya no es un sueño de ciencia-ficción. En verdad, el habitante interacciona con las aplicaciones proyectadas en las paredes con el sensor de movimiento Kinect desarrollado por Microsoft para la consola X-Box 360.

Los sensores están conectados al software del sistema, que se halla en proyectores para enseñar las distintas aplicaciones interactivas en las paredes, los suelos y prácticamente cualquier sitio de la casa.

Al levantarte, puedes apagar la alarma proyectada en la pared de tu dormitorio y preguntar tu agenda al tiempo.Con exactamente el mismo ademán, puedes convertir tu piso en una agitada calle urbana o bien en una relajante playa paradisiaca reflejada en las paredes y el sonido de las olas anegando el interior de la habitación. Tal y como si fuera magia.

«El proyecto es un prototipo real de una residencia inteligente», afirmó su autor,Ion Cuervas-Mon, en una presentación visual del proyecto en la villa de Madrid.

«Lo que hemos hecho es agregar a un espacio físico una capa digital, para poder interaccionar con información digital mediante ademanes y diferentes movimientos de las personas», explicó.

Cuervas-Mons empezó su proyecto Openarch en el mes de noviembre de 2011 y edificó el prototipo en su piso.

Ahora dirige un equipo de 5 arquitectos y también ingenieros, que cooperan para desarrollar los diferentes productos. «Hay una interfaz general que está en el salón de la casa con la que interaccionas con las manos», ilustró su autor.

«Te pones a 2 metros de la pared, mueves una suerte de cursor y puedes activar luces y desactivar luces, encender y apagar la música, activar diferentes webs que tienes elegidas y se proyectan en otra pared», explicó, ya antes de aseverar que el proyecto solo está desarrollado al 40%.

El equipo de desarrollo, una consultoría llamada Think Big Factory, desea hacer el sistema más prudente a fin de que las distintas aplicaciones se puedan manipular de la forma más natural posible.

En lugar de vender entero el sistema de casa interactiva, el conjunto pretendedesarrollar productos concretos. «Cuando terminemos el prototipo, debemos comenzar a transformar esas aplicaciones en productos. Ese es nuestro objetivo para el próximo año», afirmó.

Incluso de este modo, todos y cada uno de los productos van a poder comunicarse con los otros de forma que el comprador podría terminar creando el sistema entero en su casa. Si bien las casas no son la única posible aplicación de esta tecnología, apunta Cuervas-Mons. «Por ejemplo, hemos estado trabajando para una compañía esencial de comercio minorista y el primer campo donde comenzamos a ver esta clase tecnología podrían ser los supermercados», pronosticó.

«Esta tecnología te puede permitir transformar espacios que no eran comerciales en espacios comerciales. Podrás adquirir desde cualquier sitio. Podrás adquirir desde casa, desde el metro, desde el coche…», apuntó, asegurando que «creo que cambia absolutamente la manera de comprar».