sábado, 1 de junio de 2019

¿Conductores ciegos al volante?

En esta temporada el año pasado, Google lanzó un vídeo que mostraba a un hombre ciego manejando un carro. En las imágenes se veía al hombre pasando en su auto por una ventana de atención al usuario cerca a su casa, en San Jose, California, y después recogiendo su ropa en una lavandería.

Steve Mahan, el conductor, dirige el Centro para Ciegos en el Val de Santa Clara y no se había sentado en el asiento delantero del carro desde el momento en que renunció a su licencia hace 8 años, tras haber perdido el 95% de la vista.

Esta vez, lo único que debió hacer fue presionar un botón.
Lo hizo con la ayuda de un pasajero, mas la pretensión del vídeo era enseñar la pretensión de hacer que la conducción sea más alcanzable y segura para todos.

«La tecnología de los carros sin conductor emplea una combinación de GPS, láser, radar y datos del terreno en 3D.»

«He apreciado que se habla mucho sobre el tema, sobre todo en la comunidad de ciegos», afirma Mahan.

«En USA tener una licencia de conducir es esencial. Representa la libertad de ir y venir a donde sea». Los carros y los automóviles particulares son parte esencial del sentido de la independencia y del poder personal».

Esto, sumado a que el transporte público es poco eficaz en EE.UU., hace que las personas ciegas se sientan impotentes frente a la imposibilidad de manejar.

«Hemos tenido clientes del servicio que vienen solamente a sentarse sobre los automóviles que acostumbraban a manejar ya antes de perder la vista y encienden el motor solo para sentir que están al volante».

La tecnología de los llamados «carros sin conductor» emplea una combinación de GPS, láser, radar y datos del terreno en 3D que seguramente fueron capturados por otros carros de Google, exactamente los mismos que tomaron las fotografías de la función «Street View».
Mahan, de 60 años, piensa que es viable que las personas manejen y, tras haber ensayado en múltiples ocasiones el carro de Google, afirma que se sentiría suficientemente seguro para manejarlo solo si este tuviese controles de voz.

Escepticismo

Muchos no están persuadidos de estimar tener a conductores ciegos circulando junto a ellos en las carreteras.

Otros son considerablemente más incrédulos a este respecto.

«Me sorprendería que en los próximos 5 años estos productos salgan al mercado y que estemos legalmente autorizados a conducirlos», afirma Hugh Huddy, del Instituto Real Nacional para Personas Ciegas y quien asimismo es ciego.

Y es que, si bien la tecnología apunte a esa dirección, hay otras barreras que complican su realización, de manera especial la oposición de legisladores y de otros conductores.

Google ha tenido éxito abogando por la causa en los estados de Nevada, California y Florida- los 3 han aprobado leyes que dejan que se efectúen pruebas con los carros automatizados en sus carreteras.

Mas esto no implica que las personas con inconvenientes de visión puedan pedir una licencia.

A Huddy le preocupa el tema de los seguros y de la responsabilidad civil.

«Hasta ahora los carros automatizados de Google han recorrido más de 480.000 km sin ocasionar ningún accidente. Diríase que son más seguros que los conductores promedio»

«En caso de un accidente las consecuencias pueden ser fatales, tanto para la persona al volante para otros, y hay casos en los que la tecnología no te puede salvar», afirma.

Hasta el momento los carros automatizados de Google han recorrido más de 480.000 quilómetros sin ocasionar ningún accidente. Aun diríase que son más seguros que los conductores promedio.

Ingmar Posner, un ingeniero del conjunto de robótica móvil de la Universidad de Oxford, hace una parte de un equipo de especialistas que está desarrollando un vehículo parcialmente automatizado.

«Imagina que un día estés a puntito de tomar la autopista que tomas todos y cada uno de los días para ir al trabajo y aparezca un mensaje en tu tablero que diga: “Sé precisamente en donde estoy, si lo quieres, puedo tomar el relevo en los próximos 500 metros», apunta.
Un carro futurista

Ya existen en el mercado carros capaces de auto estacionarse.

La idea futurista de que exista un vehículo absolutamente automatizado en el que poder sentarse y leer mientras que nos tomamos un capuchino camino al trabajo está tomando forma, mas aún está lejos de salir la venta.

Lo que sí está a puntito de transformarse realmente es la posibilidad de tener un carro con pequeñas funciones automatizadas, como el supervisar el carro en los atascos, sostenerlo en las líneas de los carriles o bien auto-aparcarlo.

Todo esto a cortesía de compañías como la Toyota, Mercedes y BMW.

Posner piensa que su carro va a llegar a las salas de exhibición en 10 o bien 15 años, mas duda de que una persona absolutamente ciega pueda manejarlo.

«Lo que de ser posible en un corto plazo es que el empleo de ayudas en el campo visual asistan a las personas ciegas a advertir las líneas de los carriles”, afirma.

«Hoy en día hay automóviles capaces de advertir la presencia de viandantes, con lo que cada vez existen menos barreras entre la ceguera y la posibilidad de conducir”.

Todavía de esta forma, hay bastante gente que no está segura de que sea prudente dejar que alguien que no puede ver esté a cargo de un vehículo.

Mahan piensa que la implementación de funciones automatizadas, con el tiempo va a sentar las bases a fin de que cualquier día la idea de que los ciegos conduzcan sea admitida.

«No es que la gente vaya a sentirse más segura con los conductores ciegos, mas si va a confiar en las tecnologías que dejen la auto conducción”, explica.

Aclara que, todavía si se consigue, la posibilidad de manejar no resolverá todos y cada uno de los inconvenientes a los que se encaran las personas con discapacidad visual.

«Hay otros obstáculos por solucionar, como de qué forma salir del turismo y localizar el camino cara donde te diriges en el momento en que el vehículo se haya auto estacionado», afirma.