sábado, 1 de junio de 2019

Crean por primera vez ‘mini-riñones’ desde células madre humanas

Un equipo de estudiosos del Centro de Medicina Regenerativa de Barna (CMRB), del Salk Institute de California y del Centro de salud Clínic de Barna ha conseguido crear ‘mini-riñones’ (estructuras nefríticos tridimensionales) en cultivo usando células madre humanas. Hasta la data los científicos no habían logrado producir células de riñón en cultivo.

Este avance –del que da cuenta un artículo en la gaceta Nature Cell Biology– va a facilitar el estudio de las enfermedades nefríticos, el descubrimiento de nuevos medicamentos y es un paso más cara la aplicación de terapias basadas en el empleo de células madre. Las enfermedades nefríticos forman un grave problema médico pública. En los casos más graves son insanables y los pacientes requieren diálisis o bien trasplante nefrítico.

Un equipo dirigido por el estudioso y directivo del CMRB, Juan Carlos Izpisúa Belmonte, ha logrado crear células nefríticos desde células madre humanas, y no solo esto, han probado que las células de esta forma creadas son capaces de agregarse en cultivo formando estructuras nefríticos tridimensionales, virtualmente indistinguibles a los riñones embrionarios.

Los tejidos nefríticos logrados por el equipo de Izpisúa van a ser una valiosa herramienta, a predisposición de toda la comunidad científica, para investigar el desarrollo del riñón humano, las causas de las enfermedades nefríticos y probar medicamentos en cultivo. “Genera esperanzas para meditar que un día podamos emplear nuestras células para regenerar nuestros órganos enfermos solventando, con esto, la escasez de órganos para trasplantes”, explica Izpisúa.

Células madre pluripotentes inducidas

Para crear estas estructuras nefríticos tridimensionales, los estudiosos de Barna y de California usaron células madre embrionarias y células iPS (células madre pluripotentes inducidas) conseguidas desde células humanas de la piel.

Los estudiosos desarrollaron un protocolo a través de el que lograron transformar las células madre en células progenitoras del sistema de filtración y compilación nefrítico en solo cuatro días en cultivo. Una vez conseguidas estas células las pusieron en cultivo juntamente con células de una estructura del riñón embrionario.

El resultado fue que los 2 géneros de células se acoplaron formando estructuras tridimensionales afines al riñón embrionario, con un sistema recolector únicamente formado por células humanas. Con el tiempo, estas células resumieron, en cultivo, los procesos de desarrollo del riñón humano.

“No solo es la primera vez que somos capaces de producir tejidos nefríticos en cultivo, sino nuestros estudios han tolerado la capacitación de estructuras tridimensionales propias de órganos humanos”, explica el primer autor del trabajo, Ignacio Sancho-Martínez. “Éstas nos dejarán estudiar el desarrollo del riñón y también investigar las causas que dan sitio a la aparición de determinadas enfermedades renales”, agrega Núria Montserrat, coautora del trabajo.

En verdad, el equipo de Izpisúa evaluó la aplicación de la metodología desarrollada como posible plataforma para el descubrimiento de medicamentos y estudios de modelaje de enfermedades nefríticos. Para esto produjeron células madre iPS de 2 pacientes diagnosticados con enfermedad poliquística nefrítico, una enfermedad de origen genético en la que se desarrollan múltiples quistes en el riñón.

Con estas células, los estudiosos asimismo fueron capaces de lograr células progenitoras del riñón con capacidad de agregarse con células de ratón para formar pequeños primordios de riñón, probando la enorme utilidad de esta tecnología para la medicina.