sábado, 1 de junio de 2019

Hijos de progenitores fumadores pueden ser adolescentes fumadores

Un pequeño es una esponja y los hábitos perjudiciales se aceptan si se ven. De esta forma, los hijos de progenitores fumadores tienen 3 veces más probabilidades de ser fumadores en la adolescencia que aquellos cuyos progenitores jamás han fumado.

Lo ha mostrado una investigación efectuado por estudiosos de la Universidad de Purdue (E.U.), dirigidos por Mike Vuolo y que publica la gaceta Pediatrics.Para realizar esta investigación los especialistas han analizado datos de los patrones de tabaquismo desde hace 23 años con el objetivo de revisar si los hábitos de los progenitores a lo largo de la adolescencia estaban vinculados a un mayor peligro de tener hijos fumadores.El 16% de menores de 11 años con progenitores fumadores habían fumado un cigarro en el último año.

De este modo, han comprobado que en 2011, el 16% de los pequeños menores de 11 años con progenitores fumadores habían fumado algún cigarro en el último año, al tiempo que solo lo habían probado el ocho% de los chicos con progenitores no fumadores.

También, los especialistas han mostrado que el 23% de los chicos con progenitores que habían fumado en la adolescencia mas habían dejado el consumo en la etapa adulta, fumaban; al tiempo que lo hacían el 29% de aquellos cuyos progenitores habían comenzado a fumar cuando eran adultos.

Por otro lado, el estudio ha desvelado que los pequeños que habían consumido tabaco a lo largo del último año eran más propensos a tener síntomas de depresión, bajas calificaciones, baja autoestima y estaban más alejados de sus progenitores.

«Esto confirma que si los progenitores fuman los hijos adolescentes tienen el triple de peligro de fumar. Sin embargo, en este estudio no se puede determinar si el peligro de que un pequeño se transforme en fumador en un futuro desaparece si los progenitores dejaron de fumar en los primeros años de la edad adulta», ha comentado el maestro asociado en el departamento de Pediatría de la Escuela de Medicina de Harvard, Jonathan Winickoff.
Finalmente, los estudiosos han advertido de que estos descubrimientos no pueden aplicarse a todos y cada uno de los fumadores, puesto que solo el 15% de las personas incluidas en el estudio tenían una licenciatura y tuvieron su primer hijo a una edad parcialmente joven.