sábado, 1 de junio de 2019

Síndrome de los ojos secos

¿Te ha pasado que al llegar a tu casa tras un largo día de trabajo, sientes tus ojos secos, irritados y además de esto te pican, arden o bien tienes la impresión de que hay algo dentro de ellos? Si tu contestación es «sí» lo más probable es que estés padeciendo del llamado «síndrome de los ojos secos», una condición que conforme a un reciente estudio, afecta cada vez a más personas.

No obstante, los primordiales perjudicados son quienes se desempeñan en oficinas, sobre todo en las que tienen aire acondicionado o bien calefacción seca. ¿La razón? Conforme explicó Christopher Gelston, maestro asistente del departamento de oftalmología de la Universidad de Rojo, las lágrimas se evaporan más de forma rápida cuando el aire circula mediante respiraderos o bien ventiladores de techo.

Peor todavía si el trabajo debe desarrollarse en frente de la pantalla de un ordenador, puesto que en un caso así la persona tiende a pestañear menos, lo que quiere decir que sus lágrimas se secan más de forma rápida.

Conforme publicó la gaceta «Cornea», estudiosos estudiaron el «síndrome de los ojos secos» en 12 adultos saludables, examinando de qué forma era su producción de lágrimas al exponerlos a 2 géneros de ambientes: uno normal y otro seco. El primero se hallaba a 21°C, con un 40% de humedad; el segundo a exactamente la misma temperatura, mas con solo cinco% de humedad.

Los resultados lanzaron que tras una hora, quienes estaban en el entorno «seco» manifestaron los síntomas propios de la condición: picazón y resequedad en los ojos; irritación, ardor, ojos colorados, visión turbia intermitente y la sensación de tener algo metido dentro de ellos.

Ricardo Stevenson, jefe de oftalmología de Clínica Alemana, mantiene que el «síndrome de ojos secos» ciertamente es algo muy habitual y en palabras simples se traduce como «mala lubricación ocular».

«La lubricación del ojo se consigue con la lágrima y esta se compone de agua, aceite y proteína. Y cualquiera de esos que falle, hace que la lubricación falle», explica.
El especialista añade que lo que más frecuentemente ocurre es la carencia de la «parte aceitosa», que es la que deja que la lágrima no se evapore veloz.
Tratamiento y formas de evitarlo

Si crees ser una víctima del «síndrome de los ojos secos», has de saber que es esencial no dejarlo pasar, puesto que de no ser tratada, esta condición puede llevar a desarrollar infecciones oculares y cicatrices en la córnea, conforme afirmó Christopher Gelston a la gaceta on-line Women’s Health.

En este sentido, Ricardo Stevenson apunta que hay una escala de tratamiento, que va desde menos a más complejo. «La mayoría de la gente responde sencillamente dándole un lubrificante ocular o bien lágrimas artificiales», mantiene. El especialista agrega que en el mercado hay una extensa pluralidad de ellas, ciertas más económicas que otras, con lo que hay que fijarse en que la lubricación que dan sea perdurable y asimismo en que los preservantes que contengan esperemos no generen más irritación.

Además, existen fármacos que mejoran la producción de lágrimas o bien asimismo está la opción de obstruir las vías lagrimales, para acrecentar la cantidad de estas.
En casos más difíciles, cuando los ojos están demasiado secos, es posible instalar una suerte de lente que sostiene una cámara húmeda al frente del ojo.
No obstante, asimismo es posible tomar ciertas medidas para eludir ser víctima del «síndrome de los ojos secos», poniendo en práctica estos consejos:

– Come fuera de la oficina: descansa del aire acondicionado o bien de la calefacción, y busca entornos con un mayor porcentaje de humedad, a fin de que esta suavice la superficie de tus ojos y te deje tener más lágrimas.

– Descansa del computador: si debes trabajar por periodos extensos frente a él, Christopher Gelston sugiere hacer pausas y mirar cara diferentes partes cada cierto tiempo, a fin de que los ojos de forma automática pestañeen más.

– Olvídate un rato de tu teléfono: si no es completamente preciso, evita comprobar tu Fb o bien mandar WhatApps, correos o bien mensajes desde tu celular, para no continuar forzando tus ojos.

– Si empleas lentillas, sácatelos: estos dispositivos pueden hacer que el «síndrome de ojos secos» empeore. Conforme explicó Gelston, los lentillas flotan en la humedad de los ojos y cuando esta escasea, se genera fricción y también irritación. Por tal razón, su sugerencia es emplearlos por periodos cortos de tiempo o bien de forma directa no hacerlo si se sienten molestias en los ojos.

– Adquiere un colirio: lo idóneo es que puedas llevarlo a la oficina para regular la humedad, mas si no es posible asimismo es útil emplearlo en el hogar.