sábado, 1 de junio de 2019

Sinusitis, alergia o bien constipado

Hay ocasiones en que podemos confundir la sinusitis con un constipado o bien alergia. En consecuencia para distinguirlas hay que prestar atención a las señales para distinguirla. La duración es el rasgo pero definido. El constipado dura una semana, la sinusitis un mes por lo menos y la alergia es eventual. La mucosidad se dan en los 3 casos mas la diferencia con la sinusitis es que la mucosidad es más compacta y de color amarillo verdoso. Asimismo el dolor facial es incesante y puede ser intenso. No acostumbra a darse en las otras 2 enfermedades. Aunque en la alergia y el constipado son incesantes los estornudos en la sinusitis no aparecen.

En consecuencia si charlamos de sinusitis es algo más que un constipado, en tanto que se trata de la inflamación de la mucosidad que recubre el interior de los senos prenasales, unas cavidades que hay dentro de los huesos de en torno a la nariz. Ocurre por norma general por una infección viral o bien bacteriana. Lo más frecuente es que se empiece tras un constipado mal curado, al extenderse la infección desde las fosas nasales. Puede ser aguada si la enfermedad dura un máximo de un mes, cefalea y simple y la mucosidad rebosante y, crónica si el dolor se vuelve pululante aun se tiene mal sabor de boca y cuando se padece más de 3 meses o bien se dan múltiples capítulos seguidos por año.

Si un catarro nasal se extiende más de lo aguardado y aparecen los síntomas es recomendable asistir al médico. Cuando la sinusitis es aguda, se advierte sencillamente a través de una exploración endoscópica. Caso de que sea crónica puede ser preciso además de esto, la realización de un TAC de las cavidades nasales. El tratamiento va a ser en dependencia de los síntomas y de la duración. Se trata con antibióticos, medicamentos descongestionantes, antinflamatorios y como último caso muy extremo, la cirugía.
Sin embargo hay antídotos naturales para proseguir en conjunto con el tratamiento del especialista. Pueden ser vahos de vapor de manzanilla o bien de menta. Tomar diariamente una o bien 2 cucharadas de miel contribuye a combatir las bacterias. Paños calientes sobre la zona perjudicada. Lavados nasales con una jeringa o bien una pera introduciendo suero fisiológico o con agua hervida y sal.